elegir a un asesor adecuado

Elegir a un asesor adecuado ¿Cómo?

Elegir a un asesor fiscal, contable, laboral o jurídico es una tarea que para muchos se basa en una cuestión de precio. No obstante, desde nuestro punto de vista, el precio solo debe ser una variable más a tener en cuenta en relación al servicio ofrecido, profesionalidad, confianza y adecuación del asesor a la situación real del empresario. Y es que todo ello influirá en comprobar la calidad del asesoramiento recibido.

Por lo que basar la decisión de elegir a un asesor en el precio del servicio, puede ser un error que nos perjudique.

Cuando se habla de “adecuación” nos referimos a la personalización del servicio y las recomendaciones del asesor adaptadas al escenario empresarial y personal del empresario. Esta adecuación ayuda a obtener soluciones reales, detectar fallos de manera anticipada y generar beneficios y crecimiento.

Además es posible que su empresa o la situación de la misma varíen y es importante que pueda contar con un asesor que le dé una respuesta personalizada en ayuda de su evolución.

Cada etapa empresarial tiene necesidades específicas. El asesor debe acompañar en ese proceso Clic para tuitear

No obstante, sin profesionalidad, transparencia y confianza todo lo aquí expuesto pierde valor. Por ello es fundamental contar con un asesor de confianza. La actividad del asesor impacta directamente en el desarrollo de la empresa y esto requiere de confianza mutua absoluta.

Por otro lado son muchos los empresarios que se cuestionan si contratar un software contable o laboral les permitiría prescindir de un asesor. Pero por muy completo que sea el software un asesor tiene unas cualidades profesionales y humanas insustituibles. No olvidemos que un asesor empresarial es básicamente un solucionador de problemas. Es posible tramitar la solución mediante software, sí, pero se precisa de raciocinio para saber cómo enfrentar determinadas situaciones.

 

4 Puntos clave para elegir a un asesor adecuado


  • Establecer necesidades y prioridades antes de elegir a un asesor

Hay muchas gestiones que no es necesario externalizar pues te permiten controlar perfectamente tu negocio pero hay otras que entorpecen o ralentizan el día a día de un empresario, por falta de tiempo o de conocimientos. Es por ello, que cuanto mejor ordenes ideas y determines dónde y cómo invertir tus recursos mejor optimización empresarial obtendrás.

Es obvio que a más implicación de tu asesor el presupuesto será mayor pero quizás mayores los resultados y beneficios. Es importante recordar que un buen asesor puede ser un gran activo para tu negocio. Así que enfócalo como una inversión.

 

  • Busca la transparencia y comunicación continua

La relación entre asesor y empresario se debe basar en un intercambio de información con relativa periodizad. Por ello opta por un asesor que te preste atención y no solo te pase el recibo por el banco es fundamental.

A día de hoy no es del todo necesario tener a tu asesor a dos minutos de tu negocio. Pero es importante que el asesor sepa estar presente a través de distintos canales: disponibilidad telefónica, comunicaciones vía mail, whatsapp, reuniones trimestrales, uso de la nube para compartir información, etc…  para sacar la máxima productividad.

Por otro lado, un buen asesor debe ayudarte y explicarte las cosas de forma clara desde el principio.

Elige a un asesor que te ofrezca consejos  y/o orientación para mejorar o avanzar en tu empresa y que sea su tónica de trabajo, es decir, lo vaya a realizar de manera periódica. Que realice contigo un balance continuo de tu situación empresarial y te aporte un valor añadido.

 

  • Entrevistarse con diferentes asesores

Reúnete con varios asesores antes de tomar una decisión. No sólo se trata de que tu asesor cumpla con criterios básicos de profesionalidad, competencias/aptitudes técnicas o experiencia, sino se trata de “conectar” con él.

Un buen asesor trabajará junto a ti para sacar adelante tu negocio por lo que es importante que os entendáis. De ésta forma, podrás entender de forma sencilla aspectos complejos de la gestión de tu negocio y preguntar sobre cualquier cuestión con total confianza.

Además buscando y comparando podrás aclarar dudas sobre los diferentes servicios, cuáles son los plazos de entrega de documentación, el nivel de disponibilidad del asesor o el precio final del computó de los servicios que precisas.

Puedes incluso, investigar o preguntar sobre la trayectoria profesional de cada uno de ellos para conocer credenciales. Comprueba o pide información a contactos que tengáis en común, lee recomendaciones de otros clientes en sus redes sociales; analiza su experiencia previa y los servicios que ofrece, etc…

 

  • Elegir a un asesor profesional y acreditado

En España no existe un reconocimiento formal del experto contable como existe en otros países. No obstante, hay asociaciones que expiden certificados siguiendo criterios imparciales y rigurosos.

Es el caso del Consejo General de Economistas (CGE), la Asociación Española de Asesores Fiscales (AEDAF) y la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA).

Indistintamente sí existen licenciaturas, grados, másteres o doctorados para el resto de especialidades fiscales, laborales, jurídicas o empresariales.

Un asesor acreditado significa distintivo de calidad lo cual se traduce en seguridad, competencia y confianza. La confianza es imprescindible en la generación de negocios. Reduce los costes y riesgos de las transacciones y pone a nuestra disposición un conjunto más amplio de alternativas.

La acreditación es, además, de una muestra de experiencia, muestra de profesionalidad. La formación continua es necesaria para comprender los cambios normativos, técnicos y del entorno. La formación en general ayuda a desarrollar mejor el trabajo del asesor.

Compartir esto: