alquiler de vivienda

Alquiler de vivienda: Gastos que debe pagar inquilino VS arrendador

Aunque la mayoría de los gastos que conlleva el alquiler de vivienda son de libre pacto entre las partes firmantes existen unas pautas sobre quién deber pagar qué. Estos estándares deben respetarse y considerarse antes de la firma de cualquier contrato de alquiler de vivienda.

No firmes un contrato de alquiler sin conocer las obligaciones y derechos que se contraen Clic para tuitear

Desde Romehu Consultores nos hemos percatado que el desconocimiento en torno a los contratos de alquiler de vivienda y sus cláusulas (abusivas o no) y los gastos que deben asumir cada parte, cada día es mayor. De hecho, muchos propietarios que se plantean el alquiler de vivienda les abordan siempre las mismas dudas relacionadas con el pago de impuesto u otros gastos.

De forma general estos son los gastos básicos que deben asumir arrendador o inquilino. (Salvo que en el contrato de alquiler de vivienda se haga constar lo contrario) :

 

Alquiler de vivienda: Gastos que debe pagar arrendador


  1. Alta de suministros: luz, agua, gas…
  2. Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). Pero cuidado con los contratos de renta antigua. En estos casos, el dueño de la vivienda sí puede repercutir al inquilino el importe de este impuesto- De hecho, en estos casos, el inquilino puede ser objeto de desahucio si no lo paga, tal y como dictaminó el propio Tribunal Supremo.
  3. La comunidad de vecinos: cuota y derramas.
  4. Póliza de seguro; de continente y mantenimiento (por ejemplo, de la caldera).
  5. Averías, reparaciones o desperfectos superiores a 150 euros debidos al desgaste habitual o al paso del tiempo. Esto es así salvo si se demostrara que el causante de tener que realizar la reparación ha sido el inquilino. Por ejemplo, las averías de la lavadora o de la caldera. Solo se libra de esto cuando es una avería mínima (un piloto, un filtro…).
  6. Averías y reparaciones para que la vivienda cumpla los requisitos necesarios para su habitabilidad, tal y como contempla la Ley de Arrendamientos Urbanos, (LAU). Esto incluye las reparaciones consistentes en el arreglo, renovación o sustitución parcial de alguno de los elementos componentes de instalaciones de conducción de agua y desagüe, mantenimiento y conservación del techo de la casa, suelos, paredes y chimeneas. Además del mantenimiento y solución de problemas de la instalación eléctrica, tuberías y calefacción, sustitución y reparación del termo, sustitución y reparación de averías en electrodomésticos, excepto si se trata de averías menores (un piloto, un filtro…) o plagas derivadas del mal funcionamiento de las instalaciones (tuberías, etc…).
  7. En el caso de alquiler turístico. En este caso es posible que los propietarios es posible tengan que pagar una tasa que establece la comunidad autónoma. La mayoría de las comunidades cuenta con requisitos específicos que tienen que cumplir las viviendas para poder considerarlas como turísticas y, todas ellas, establecen sanciones para quienes cometan infracciones.

 

IMPORTANTE: Cuando un propietario decide alquilar debe saber que si esa vivienda era o es su vivienda habitual, y ha tenido derecho a la deducción por haber comprado antes del 1 de enero de 2013, perderá el derecho a la deducción, puesto que la vivienda pierde la condición de vivienda habitual.

 

Alquiler de vivienda: Gastos que debe pagar arrendatario


  1. Renta mensual 
  2. Gasto de suministros: agua, luz, gas, teléfono, conexión a internet…
  3. Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) y Actos Jurídicos Documentados (AJD). Es un tributo que no afecta solamente a la compraventa de viviendas de segunda mano. También está presente en el alquiler de la vivienda. Sin embargo, su pago no corresponde al inquilino ya que la legislación tributaria entiende el hecho de vivir de alquiler como una adquisición onerosa.
  4. Tasa de basuras.
  5. Gastos derivados del mantenimiento habitual de la vivienda como pequeñas reparaciones.
  6. Póliza de seguro: tan solo tiene obligación de contratar un seguro de contenido y de responsabilidad civil a terceros.
  7. Denuncias por conductas inapropiadas o ruidos.
  8. Daños que él o sus visitas causen a la vivienda alquilada (como un cristal roto).
  9. Averías o reparaciones que impliquen gastos menores a 150 euros por el uso cotidiano del piso. Esto puede ser: cambiar una bombilla, arreglar la cadena del baño, la correa de la persiana, etc.

 

Estos son los gastos básicos y generales que corresponden pagar a inquilino y arrendador en contrato de alquiler de vivienda. Siempre y cuando no se recoja lo contrario, de manera expresa en el contrato. No obstante, para evitar enfrentamientos posteriores a la firma, recomendamos que todo contrato este supervisado por un experto jurídico.

En cualquier caso, es imprescindible leer y comprender el contrato antes de firmarlo. La mayoría de contratos de arrendamiento se rigen por los mismos principios, por lo que cualquier variación que se quisiera implementar en el mismo debería hacerse constar de la manera oportuna. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) tiene en su web un documento contractual estándar que permite tener una pauta de lo que es adecuado y de lo que no, así como de las características que ha de contener un contrato de alquiler para que sea justo para ambas partes.

[Pinche aquí para descargar el modelo de contrato de alquiler de la OCU]

Compartir esto: