Entradas

cuentas anuales e impuesto de sociedades

Están obligados a presentar la declaración del Impuesto de Sociedades todos los sujetos pasivos, con independencia de que hayan desarrollado o no actividades durante el período impositivo y de que se hayan obtenido o no rentas sujetas al impuesto.

Por consiguiente, circunstancias tales como que la entidad permanezca inactiva o que, teniendo actividad, no se hayan generado como consecuencia de la misma rentas sometidas a tributación, no eximen al sujeto pasivo de la obligación de presentar el Impuesto de Sociedades.

Las sociedades inactivas hasta que no son disueltas deben presentar el Impuesto de Sociedades y depositar las cuentas anuales. Su falta de presentación conlleva multas desde 1.200 hasta 300.000 euros. Leer más