cómo gestionar una deuda

El reto de gestionar una deuda

Puede ocurrir que, ante una pérdida de ingresos, te encuentres incapacitado para efectuar tus pagos o obligaciones con terceros. Y ello por tanto puede derivar en una situación de morosidad. 

Llegados a ese punto es preciso ajustar los gastos de la empresa para pagar las deudas más rápidamente. Sin embargo, no solo eso es importante. Existen distintos puntos para gestionar una deuda, que también deberías tener en cuenta: 

7 pasos importantes para afrontar pagos y evitar un concurso de acreedores

  1. Detectar el origen exacto de tus problemas de impago y establecer un PLAN DE ACCIÓN INMEDIATO para recuperarte. 
  2. Informarte de las ayudas que están proporcionando los gobiernos locales y nacionales en ese momento concreto.
  3. Ponerse en contacto con tu entidad financiera para comprobar qué ajustes podrían realizarse en los contratos de tus productos financieros.
  4. Revisar tu presupuesto personal. Esto es muy importante para adaptarlo a tu nueva situación y no derivar en más problemas
  5. Revisar tu colchón financiero para afrontar posibles emergencias.
  6. Tomar medidas acordes a la situación y razonables.  
  7. Comunicar y negociar nuevos plazos de pago. 

Qué supone un concurso de acreedores

Un autónomo tiene la opción de abrir un concurso de acreedores si no dispone de liquidez para hacer frente a sus deudas. Hacerlo a tiempo puede significar que el acreedor recupere su dinero y el autónomo salde sus deudas. 

Los concursos de acreedores vienen regulados por la Ley Concursal y se pueden iniciar por dos motivos: 

  1. Concurso voluntario: El autónomo, deudor, no dispone de liquidez para hacer frente a sus deudas y se declara insolvente. 
  2. Concurso necesario: En el supuesto que lo pida un tercero al que se le debe dinero. 

En ambos casos el objetivo sería llegar a un acuerdo con las personas o entidades que tienen una deuda con el empresario. Estos procesos suelen durar entre 6 y 12 meses en función de la resolución final.

Además, la Ley Concursal prevé dos únicas soluciones alternativas del concurso:

  1. El convenio: una solución pactada entre el concursado y la comunidad de los acreedores, sujeta a la aprobación judicial. 
  2. La liquidación. A través de la conversión en dinero de la masa activa se podría realizar el pago de la deuda con la cantidad obtenida.  Esta liquidación habrá de realizarse de acuerdo con un plan para la realización de los bienes y derechos integrados en la masa activa del concurso, que deberá presentar la administración concursal y habrá de ser aprobado por el juez y las reglas legales supletorias establecidas en la LC .

Las dos vías son excluyentes entre sí, pero si después de aprobado el convenio, se conoce la imposibilidad de cumplir los pagos comprometidos y las obligaciones contraídas, con posterioridad a su aprobación, el deudor deberá solicitar la liquidación y también podrá hacerlo cualquier acreedor. 

Así pues, el fracaso del convenio determina la apertura de la liquidación. En estos supuestos, tras la frustración de la fase de convenio seguirá la de liquidación , existiendo entonces tres fases sucesivas.

Entre ambas soluciones, el convenio y la liquidación, la LC se muestra favorable a la primera.

Sin lugar a dudas, abrir un concurso de acreedores puede dar miedo, pero si se inicia en el momento adecuado puede aumentar la posibilidad de que el autónomo no salga mal parado y su negocio se liquide de la forma más beneficiosa posible. 

Si no sabes si estás o no en un momento critico, te recomendamos acudas a tu asesor para que te ayude a analizar tu situación financiera y podáis marcar objetivos reales a corto medio / plazo. 

 
Firma Jose Luis Romero Artículos blog Romehu
Compartir esto: