Auditoría de empresa

Porqué someter a tu empresa a una auditoría externa

Auditoría: Inspección o verificación de la contabilidad de una empresa o entidad, realizada por un auditor, con el fin de comprobar si sus cuentas reflejan el patrimonio, la situación financiera y los resultados obtenidos por dicha empresa o entidad en un determinado ejercicio.

La auditoría más habitual es la que se realiza obligatoriamente. Auditoría realizada sobre las cuentas anuales de una sociedad por motivos establecidos por Ley. Esta auditoría concluye con un informe que se manifiesta sobre dichas cuentas. Y recoge una imagen fiel del patrimonio y la situación financiera de la empresa.

Subrayar qué la Ley considera que toda auditoría debe ser realizada por un profesional cualificado independiente a la empresa. Este profesional debe emplear métodos de revisión y verificación adecuados.

Partiendo de estas premisas podemos centrar otros motivos que pueden llevar a una empresa a auditar sus cuentas de forma externa.

 

Posibles motivos para una auditoría


Excluyendo aquellas empresas que están obligadas a auditar sus cuentas, planteamos los siguientes motivos:

  1. Básicamente búsqueda de transparencia y fiabilidad. Construir una clara y confiable reputación. Un informe de auditoría aumenta la credibilidad de la empresa pues se ha verificado que sus finanzas son correctas.
  2. Confirmar el funcionamiento de los sistemas y procedimientos organizativos y de control interno. Ello favorecerá la toma de decisiones de públicos potenciales de tu empresa: inversores, clientes, entidades financieras o accionistas.
  3. Identificar riesgos y diseñar procedimientos internos que respondan a la evaluación de los riesgos. Normalmente en aras de proteger intereses empresariales y lograr una estabilidad financiera. Detectar problemas y realizar actuaciones que puedan solucionarlos puede ayudar a corregir desviaciones o imprevistos que no habían sido calculados.
  4. Evaluar la validez, suficiencia, calidad y aplicación de los controles contables, financieros y operativos de la empresa. De esta manera se promueve un control efectivo a un coste rentable.
  5. Control de la implementación y la efectividad de los controles formalizados anteriormente.

A la hora de realizar una auditoría contable (ya sea por Ley o por iniciativa propia)  lo mejor es dejarse asesorar por profesionales y expertos.

Si trabajas con un asesor de confianza lo mejor es que te dejes en sus manos. Ellos tienen todos tus datos y te podrán guiar en todo el proceso.

Importante tener en cuenta que para una auditoría se debe tener una contabilidad actualizada y cerrada en sus periodos correspondientes.

 

Compartir esto: