CNAE

El CNAE de la empresa

El CNAE de la empresa. “Qué es”, “para qué sirve” y «cuál es mi CNAE» son algunas de las preguntas más frecuentes que un empresario se hace al constituir una sociedad. Además el CNAE suele confundirse con el IAE, código numérico o epígrafe que señala nuestra clasificación a efectos del Impuesto de Actividades Económicas. Es por ello que si tu eres de los que aún se hace todas estas preguntas, puede que este post te aclare las dudas.

¿Qué es el CNAE?


El CNAE es la abreviatura de Clasificación Nacional de Actividades Económicas de España. En el 2009 quedó aprobada la Clasificación Nacional de Actividades Económicas en el Real Decreto 475/2007 por las que debemos clasificar nuestra empresa.

El CNAE puede cambiar a lo largo de la vida de la empresa en la misma medida que ésta puede desarrollar distintas actividades, por lo que, si el CNAE que hemos indicado como principal en la constitución de la sociedad dejara de serlo, habrá que hacer constar dicha modificación en el Registro Mercantil, remitiendo al registro una certificación con firma legitimada donde se indique el cambio.

¿Para qué sirve?


El CNAE sirve básicamente para clasificar y agrupar las unidades productoras según la actividad que ejercen, de cara a la elaboración de estadísticas públicas. El objetivo es establecer un conjunto jerarquizado de actividades económicas que pueda ser utilizado para:

1) favorecer la implementación de estadísticas nacionales que puedan ser diferenciadas de acuerdo con las actividades establecidas

2) clasificar unidades estadísticas y entidades según la actividad económica ejercida

El origen del CNAE está en un Reglamento Comunitario que pretende que las empresas, las instituciones financieras, los Gobiernos y todos los demás agentes económicos del mercado único dispongan de datos estadísticos comparables y fiables.

 

¿Por qué se incluye el CNAE en las escrituras de constitución de las sociedades?


La Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, más conocida como la Ley de Emprendedores, que entró en vigor el día 29 de septiembre, introdujo una serie de medidas con relación a la clasificación por actividad de los emprendedores o empresarios, que se especifican en su artículo 20, que hace referencia a la sectorización universal de la actividad de los emprendedores.

Desde su entrada en vigor, se exige que figure el CNAE correspondiente a la actividad principal en las escrituras de constitución de las sociedades y en los acuerdos sociales, con el desglose que sea suficiente de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas.

En el artículo 20, se especifica que «en los documentos inscribibles y en la primera inscripción de constitución de las correspondientes entidades en los registros públicos competentes, se expresarán los códigos correspondientes a las actividades que corresponden al respectivo objeto social de cada entidad inscribible. En las cuentas anuales que hayan de depositarse se identificará cuál es la única actividad principal desarrollada durante el ejercicio por referencia al correspondiente código». 

y Además añade: «Los registros públicos en donde se depositen las cuentas anuales deberán poner a disposición de todas las Administraciones Públicas los códigos de actividad vigentes. Las dudas que se susciten sobre su corrección serán resueltas mediante resolución del Instituto Nacional de Estadística a quien el Registrador someterá la decisión última»

¿En qué se diferencia el CNAE del IAE ?


El IAE es un código numérico o epígrafe que señala la clasificación a efectos del Impuesto de Actividades Económicas y tiene relevancia tributaria. El IAE se indica cuando una empresa se va a dar de alta en Hacienda. La inclusión en uno u otro epígrafe determina si la actividad que se va a desarrollar es empresarial o profesional y si está sujeta o exenta de IVA.

Todas las personas físicas, jurídicas y entidades que realicen en el territorio español actividades empresariales, profesionales o artísticas son sujetos pasivos del Impuesto sobre Actividades Económicas. Como su nombre indica, es un tributo gestionado por los ayuntamientos que grava el ejercicio de una actividad económica. El IAE se paga en cada uno de los municipios en los que se ejerce dicha actividad.

Sin embargo, El CNAE no es un impuesto. Es un código que se utiliza en la documentación relacionada con la empresa que no tiene naturaleza fiscal. Suele consignarse, por ejemplo, en los documentos relacionados con la Seguridad Social. Como hemos dicho anteriormente, es la Clasificación Nacional de Actividades Económicas. con relevancia meramente a efectos de estadísticas públicas.

Hay que tener en cuenta que el CNAE y el IAE no tienen por que coincidir. Es preciso conocer ambos códigos para poder utilizarlos cuando se precisen. El IAE puede consultarse directamente en la Agencia Tributaria detallando la actividad que se va a realizar. De este modo se evitarán errores en el encuadramiento. El CNAE puede consultarse en la página del Instituto Nacional de Estadísticas. Para buscar un código o una palabra en este texto, use la función Ctrl+F de su teclado.

Compartir esto: