mediador de seguros

Cómo cambiar de mediador de seguros

No es la primera vez que escuchamos a nuestros clientes hablar del descontento con su compañía de seguros o desengaño por la gestión de su mediador de seguros. Es por lo que hoy nos hemos decidido a escribir este post.

Para el que lo desconozca, un mediador de seguros debería ser la conexión entre el asegurado y la compañía de seguros. Una figura que debe acompañar y velar por cumplir los intereses del asegurado y/o solventar posibles incidencias.

Existen dos tipos de mediadores:

  • Mediador de seguros exclusivo. Puede ser una persona física o jurídica, pero debe trabajar en exclusividad para una sola compañía aseguradora.
  • Corredor de seguros. Persona física o jurídica que trabaja con varias compañías de seguros. Estos trabajan con mayor libertad y pueden ofrecer a sus clientes más opciones en cuanto a garantías y primas.

La cuestión es que ambas figuras, de una u otra medida, deberían servir para mejorar la calidad del servicio y proteger a los tomadores de seguros y asegurados.

¿Qué ocurre cuando no ocurre de esta manera? Que se pierde la finalidad de tener a un mediador de seguros. Es por lo que, a favor de reencontrar ese apoyo, muchos asegurados piensan en cambiar de mediador. Pero sin necesidad de cambiar de compañía de seguros y perder su prima o sus garantías.

Quién y cómo poder solicitar el cambio de mediador


La Ley 26/2006 de Mediación de Seguros Privados establece que para cualquier modificación en el contrato de seguro, será necesario el consentimiento expreso del Tomador. Dado que la figura del mediador forma parte de las condiciones del contrato y el tomador del seguro es el que debe consentir a cualquier modificación, por ende, es este el único que puede solicitar y/o autorizar el cambio de mediador.

El tomador deberá solicitar a su compañía de seguros su decisión por escrito.

Esta comunicación es lo que se llama “carta de nombramiento”. Es un documento que el tomador envía a su compañía de seguros para informar que, a partir de determinada fecha, todos los trámites relacionados con su póliza van a tener a un interlocutor diferente.

El documento debe ir debidamente firmado y anexo a documento identificativo del firmante. En el caso de persona física; DNI, NIE o pasaporte. Y en el caso de persona jurídica, CIF de la persona jurídica,  documento identificativo del firmante y documento que acredite la representación.

La compañía de seguros está obligada a aceptar la decisión del tomador. No obstante, si la compañía aseguradora decidiera no aceptar la gestión de la póliza por el nuevo mediador designado deberá comunicar tal decisión al tomador, para que éste pueda optar por designar a otro nuevo mediador o no renovar la póliza.

 

¿Cuándo se debe comunicar el cambio de mediador de seguros?


Legalmente no existe ninguna limitación a este respecto. No obstante es aconsejable hacerlo al menos un mes antes del vencimiento de la póliza.

El propósito de ello es que antes de la renovación el nuevo mediador pueda tener autoridad para gestionar o mejorar, la situación del asegurado. Ya sea una bajada de prima, mejora de condiciones, resolución de problemas…

 

 

Base jurídica:

  • 5.2.g Ley 26/2006:se prohíbe a los mediadores de seguros que celebren los contratos en nombre de su cliente sin el consentimiento de éste.
  • 55.2.v Ley 26/2006: tendrá la consideración de infracción muy grave la falta de autorización del cliente para la celebración de un contrato de seguro si ha intervenido un mediador.
  • A 29.2de la ley 26/2006,: Las relaciones de mediación de seguros entre los corredores de seguros y su clientela se regirán por los pactos que las partes acuerden libremente y  supletoriamente por los preceptos que el Código de Comercio dedica a la comisión mercantil.
  • Si aplicamos el Código de Comercio, el Tomador del seguro podrá optar por el cambio de corredor en cualquier momento, en base a la regulación de la comisión mercantil que recoge el Código de Comercio en sus 244 y ss. y en especial el art. 279 que regula la revocación de la comisión.

 

Imagen

Compartir esto: